Colabora

Bienvenido a Andeshandbook

¿Todavía no eres parte de la comunidad AHB ? Registrarse

PARQUE NACIONAL ALERCE ANDINO - LAGUNA SARGAZO

Email

Descripción de la jornada

Desde la portería Sargazo (340m) se interna un camino de ripio prácticamente plano primero hacia el este y luego hacia el sur por el que se debe caminar hasta el final. En el trayecto se pasará junto al inicio de un par de senderos que nacen a mano izquerda (norte) del camino: primero y a pocos metros del estacionamiento, el sendero de los Ulmos (sendero interpretativo); más adelante, a ~830m de la portería, el sendero laguna Fría. Junto al camino se pueden observar numerosas especies de árboles, entre ellos alerces, como también arbustos y helechos. Un poco antes del final del camino, a mano derecha, hay unos antiguos sitios de camping, hoy solamente habilitados para picnic.

 

Tras 1,7km y ~30 minutos de caminata se llega al final del camino de ripio donde se empalma con el inicio al sendero de la laguna Sargazo (338m). Desde aquí un sendero construido casi completamente sobre pasarelas de madera continua hasta el lago (358m; 1,1km; ~45 minutos). Los primeros metros del sendero son planos y se dirigen hacia el sur hasta el puente colgante sobre el río Lenca. Notar que junto al extremo norte del puente está la base del tronco de un gran alerce muerto denominado Alerce Madre. Al otro lado del puente (ribera sur) el sendero tuerce hacia el este y suavemente asciende hasta llegar a los 409m. Posteriormente el sendero comienza un suave descenso que culmina junto a la ribera oeste del lago, donde está emplazada una cabaña de tejuelas - hoy abandonada - junto a una estrecha y pequeña playa de piedras.

 

El regreso es por el mismo camino, considerar 1h de marcha.

Tiempos para tramos

Portería Sargazo - fin camino de ripio: ~30 minutos

Camino de ripio - laguna Sargazo: ~45 minutos

Laguna Sargazo - portería Sargazo: ~1h

Recomendaciones específicas de la jornada

  • Caminar con cuidado sobre las pasarelas de madera, pueden haber tramos humedos y por lo tanto resbalosos.