Colabora

Bienvenido a Andeshandbook

¿Todavía no eres parte de la comunidad AHB ? Registrarse

ALTAR FALSO - CANALÓN SUROESTE

El propósito de los reportes de estado de ruta es entregar información reciente acerca de las condiciones de una ruta en particular. La gente que agrega reportes de estado de ruta no necesariamente escaló la ruta hasta la cumbre. ¿Has intentado esta ruta recientemente? Entonces entrega tu reporte del estado de la ruta aquí.

ESTADO DE LA RUTA

Paulo Cox dijo el 19-01-2016

Punto alcanzado: 4494m

Fecha expedición: 02-01-2016

Este fue un intento al Altar Falso por la ruta normal. Partimos el 1 de enero desde Villa Paulina y recorrimos el valle hasta Piedra Carvajal.



El sábado 2 de enero intentamos la cumbre. La expedición estaba conformada por Aude Schloesing (Francia, 66 años) y Paulo Cox (CAAH, equipo AHB), autor de este reporte.



El objetivo principal era conocer la ruta normal del Altar Falso. Este nombre, de “normal”, no implica para nada que esta ruta sea “lógica”, “razonable”, ni nada parecido. Como sugiere una firma en el libro de cumbre, tal vez el mejor nombre es el de “arista sudoeste”, en lugar de “normal”. Esto da, por supuesto, para una discusión Glauquiana del punto. Aquí brevemente menciono por qué lo de “normal” sugiere algo muy distinto a lo que esta ruta es. Primero, porque da un rodeo largo y poco directo al cerro. Esto se debe, por supuesto, a la estructura rocosa y enhiesta del cerro en todos los flacos que se divisan desde el valle más concurrido, el de Yerba Loca. Luego, porque la dificultad y exposición no son normales. Si bien la ruta no presenta ningún riesgo mayor en casi un 90% de su recorrido desde Piedra Carvajal, la verdad es que el tramo cumbrero sobre la arista, tal como atestigua el relato de Acevedo-Fainberg, no es trivial, menos “normal”. Y por último por el paisaje, y el avistamiento singular de las zonas escondidas o púdicas de la Paloma y el Altar, siempre tapados en buena medida por el mismo Altar Falso, no es una normalidad ni siquiera para quienes se acostumbran a adentranse hasta el fondo de Yerba Loca cuando se dirigen a la Paloma. Más “normal”, tal vez, sería subir por la ladera sureste luego de montarse al estero Los Sulfatos, desde Piedra Carvajal hacia el Este. En esta ladera suele haber un largo nevero que remata en la misma arista. En primavera debiera ser bastante directo y rápido, pero por supuesto habría que intentarlo.



Eso en cuanto al nombre. Vamos ahora a la ascensión. Efectivamente, la ruta normal está huellada hasta la misma arista. Entonces la recomendación de Elvis Acevedo al autor de este reporte, y de Camilo Rada a Acevedo, es correcta: se debe literalmente seguir hasta casi el fondo del valle del Altar (gradualmente girando, hacia el final, hacia el sur), y no continuar si se pierde por mucho rato el sendero. Porque hasta la arista la cosa es sencilla. Y si por algún motivo la cosa se pone “pelu’a” antes de alcanzar el filo es porque andamos perdidos. Entonces seguí la recomendación hasta poder identificar perfectamente sobre la ladera noreste del cerro, sobre el gran acarreo del Altar Falso, los zig-zags del sendero. Para ello tuve que buscar el rodeo casi completo del cerro hasta un plano grande que termina, hacia el Este, en los canalones del Altar. Dirigiéndome hacia el Sureste por este plano pude ver con claridad estos zig-zags, no antes.



Poco antes, mientras recorríamos el borde superior de la morrena (4000m aprox.) que se interna hacia el Altar hacia el Noreste bordeando la base del Altar Falso, encontramos una pirca enorme de pirquineros, con incluso algunas vigas viejas abandonadas y codos de cañería de acero. Desde este punto de descanso seguí solo, porque mi compañera ya sentía un poco de fatiga. Eran las 11 aprox. Continué hacia el Noreste hasta que frente a un mojón volteado divisé el zig-zag. En la base del cerro todavía había harta nieve, con incipientes formaciones de penitentes. El zig-zag, pendiente y terreno, se parecen harto en el primer tercio a la primera hora del acarreo del Cepo frente a Piedra Numerada. A medio camino divisé una bandera sobre el filo. Me sorprendió, puesto que el torreón de la derecha (Suroeste) me parecía claramente más alto, como pude comprobar después.



Me tomó 1h y media hasta la arista desde la pirca, aprox. En el filo comprobé que la bandera corresponde a trabajos de índole prospectivo de mineros, al igual que otras 3 estructuras metálicas de cerca de 3 metros de altitud, en forma de antenas o pequeñas torres, que se encuentran dispersas sobre la arista; al igual que una caja metálica de 2,5 metros de largo, por 1 de ancho y 1 de alto, con reflectores solares. Aún no averiguo para qué sirven exactamente estos dispositivos, pero confirmé más tarde que se trata de instalaciones de Anglo American de acuerdo a un proyecto que ha sido presentado a la Municipalidad de Lo Barnechea en completa reserva. Sobre esto me extenderé más tarde.



Desde la arista queda claro que la bandera no es un hito montañero de cumbre. Hay que continuar por la arista hacia el Noroeste sobre la arista Sudeste del cerro para acceder a la cumbre oficial.



Yo alcancé a sortear el primero de los grandes gendarmes o torreones de roca de este filo. Yendo hacia la cumbre sorteé por la izquierda del filo (descendiendo unos metros por nieve y roca dura de la ladera que cae hacia la cara sudeste del cerro) una pequeña chimenea con tapón de roca y hielo. Todo es inestable. El terreno en todo este torreón consiste en piedras de laja grandes de la que no debemos fiarnos nunca. Ni por grande que sea, el consejo es sencillo: no fiarse de ninguna de ellas (lo que suena un poco al consejo de Hitchens de que no hay que confiar en ninguna mujer que tenga el labio superior de la boca muy delgado o fino). No tenía contemplado este tipo de óbices, así que con mucho cuidado pasé el tapón tocándolo lo menos posible, apoyándome en los muros laterales de la chimenea. Desde ahí seguí hasta la punta del gendarme, esperanzado de que de ahí a la cumbre la cosa fuera corta.



Pero no. Miré hacia el Oeste y la cosa se veía fea. Habían otros dos gendarmes que sortear (en total son 3, todos más o menos de altitud y configuración similar), y luego la cumbre. Con la incertidumbre sobre los otros cuellos de botella con los que me iba a encontrar, sin fierros para proteger nada, más la fatiga e inicios de deshidratación, y con mi compañera esperándome abajo sin tener cómo saber la hora, decidí regresar.



Desde el punto de vista andinístico, no pude completar el objetivo. Pero el recorrido por el valle de Yerba Loca y del Altar sí me permitió constatar, no obstante, el avance en el tipo de actividades mineras que se están realizando en esta zona, sin el conocimiento de prácticamente nadie, y el consentimiento de pocos (la Municipalidad de Barnechea... alguien más?).



Me refiero a las numerosas instalaciones de Anglo American, poco disimuladas, en varios puntos del valle de Yerba Loca (ribera norte del estero Yerba Loca, frente a bofedal entre Hornitos y La Lata; en sector la Lata; en Piedra Carvajal y en varios puntos del valle del Altar; sobre arista sudeste de cerro Altar Falso). En andazas anteriores llegué a creer que se trataba de esfuerzos del mismo parque con el fin de monitorear la metereología de zonas especifícas del valle. Pero esa fue mi primera etapa de inocencia.



No perdamos de vista que el lugar en el que encontramos estas estructuras metálicas es un parque/reserva/santuario (qué significan, a todo esto, formal o legalmente, estos nombres? por qué cambian? Digresión: han habido tantos cambios en las últimas décadas respecto al régimen de este parque, que surgen muchas interrogantes que se hacen imperantes despejar antes que vuelen los glaciares de la Paloma (que forman parte, sin dudas, de nuestro patrimonio más valioso del valle central) sin previo aviso. Creo que llegó la hora de pasar desde el candor de la “tierna edad” (todo este tiempo mirando inocentemente las estructuras de metal de la Lata), a las preguntas.



¿Cuáles son los objetivos que persigue el Parque Cordillera Yerba Loca? ¿Está entre sus objetivos preservar los ecosistemas que en él se encuentran? Si no es así, estaría bueno saberlo, aunque en ese caso sería paradójico todo el esfuerzo (plasmado en paneles repartidos por todo el valle) informando a los paseantes sobre la flora, fauna y vestigios del valle. Y si estuviera entre los objetivos de la corporación u organización a cargo, de preservar esta zona, ¿por qué entonces permiten la intervención libre y poco fiscalizada de la mina Anglo-American? De pasadita, y a propósito del monitoreo del valle, llama la atención que en décadas de esfuerzos por mejorar la administración del parque, aún nos encontremos con una concentración excesiva de guardaparques jóvenes (muchos de ellos extranjeros) en la entrada de la curva 16, muy rigurosos con el llenado de formularios y estacionamientos, que nunca se adentran a lo que oficialmente es el parque. ¿Cómo es posible que no haya entre esos 5 a 10 empleados o voluntarios del parque, uno solo que recorra una vez por día (por último a caballo) el valle completo? Si no, ¿para qué sirven los formularios?



Llamo la atención a todos estos puntos. Muy poco sabemos de lo que ocurre en este tesoro de nuestra región, y todo sugiere que quienes tienen en sus manos la responsabilidad de protegerlo, están haciendo exactamente lo contrario al permitir el acceso libre y no controlado a empleados de Anglo American para prospeccionar futuros proyectos mineros al interior del cajón de Yerba Loca.



Kronos



Piedra Carvajal: 7.50AM

Fin Plano Piedra Carvajal: 8.20AM

Mirador Glaciar La Paloma - Laguna (punto 22 del Parque): 9:00AM

Morrena Superior: 10.05AM

Pirca de pirquineros: 11AM

Mojón dado vuelta en plano valle del Altar: 11.17AM

Filo sureste Altar Falso: 12.30AM

Cumbre primer gendarme: 13.15AM

Descenso acarreo: 15 minutos (lo que implica un TDA de 15min/73min = 21%)



Waypoint de cumbre primer gendarme: S33 12.262 W70 15.327 (4494m)


0

DEJA UN COMENTARIO

    Mayor punto alcanzado
    Fecha de la expedición