Colabora

Bienvenido a Andeshandbook

¿Todavía no eres parte de la comunidad AHB ? Registrarse

CERRO LEÓN BLANCO

Ficha Resumen
PaísChile, Región de Valparaíso
Argentina, Provincia de Mendoza
SectorGlaciar Alto del Plomo
Ciudad más cercanaLos Andes
Mendoza
Altitud5188 m. IGM Chile
Primera ascensión1910.
Robert Helbling (CH), Federico Reichert (DE) y arrieros
CoordenadasLat: -32° 57' 40" (WGS 84)
Lon: -70° 1' 12"
Características del cerro
Excursiones cercanas
Cerro León Negro, Cerro Central, Cerro Alto del Río Blanco, Cerro Doris

Presentación

“Es indescriptible narrar mi primera impresión, pues desde allí avisté, por primera vez, el grandioso mar de hielo que proveniente del nevado Juncal y sus vasallos, corre en dirección meridional, formando una alta sábana de hielo, la cual tiene muchos kilómetros cuadrados de superficie y sobrepasa en magnitud todos los ventisqueros de la región descritos hasta ahora. Es un aspecto comparable al que se tiene mirando desde la cima del Jungfrau hacia el ventisquero “Aletsch”, en el Oberland de Berna. Es la región más englaciada (sic) de este sector cordillerano, de cuya existencia nadie tenía conocimiento”. Con estas palabras, el notable explorador alemán Federico Reichert resume el descubrimiento en 1908 del complejo glaciar del río Plomo, sistema que se encuentra casi completamente en territorio argentino entre el valle de río Blanco y el valle de Taguas, donde vierte las aguas ventisqueras. Sólo una pequeña lengua de hielo desagua hacia el Pacífico a través del paso Francisco Moreno formando el estero Monos de Agua.


Sus hielos son acotados al oriente por el cordón del Potrero Escondido y cordón Chorrillos, mientras que hacia el poniente son las murallas infranqueables de los nevados Plomo, Juncal y los leones Blanco y Negro, los que ponen atajo a esta verdadera altiplanicie glacial. Precisamente es en este último grupo donde se encuentra una de las montañas más bellas de la zona: el León Blanco (5188m).


El León Blanco se ubica sobre el límite entre Chile y Argentina, entre los cerros León Negro (5176m), por el sur; y Alto del Río Blanco (5228m), por el norte. Posee una glaciada cara oriental que contrasta fuertemente con los abruptos farellones rocosos de su flanco poniente. Su denominación, puesta por el propio Reichert, hace referencia al puma o león andino, y a su alba vertiente oriental.


Hay tres accesos principales para el León Blanco y todas las demás montañas de los ventisqueros del Plomo. El acceso más corto es desde Los Hornitos en Chile, siguiendo el valle del río Juncal y el estero Monos de Agua que sitúan al caminante en inmediaciones del paso Perito Moreno, ancho boquete abierto por la erosión glaciar donde transcurre la frontera entre ambos países.


Desde Argentina hay dos alternativas de acceso. La primera, parte de la misma ruta 7 entre las localidades de Penitentes y Puente del Inca. Se remonta un día la quebrada de Vargas atravesando el manso portezuelo Serrata para descender al valle del Río Blanco. Desde allí, se sigue hacia el glaciar Río Blanco, desde donde se pueden elegir varias vías posibles que en un día de ascenso y escalada permiten situarse sobre el legendario portezuelo Alto del Río Plomo: la “brecha” de Reichert, el “glaciar colgante” del Centro Andino Buenos Aires de 1955 (de mayor riesgo objetivo) o la “canaleta GRAM 1989”. En todos los casos se traspasan pendientes de unos 45º en verano con abundantes nieves penitentes.


La otra alternativa desde Argentina es partir desde la localidad de Punta de Vacas (ruta nacional 70 entre los poblados de Polvaredas y Penitentes) remontar el río Tupungato y luego el río del Plomo, siguiendo una antigua línea de refugios del Ministerio de Obras Públicas que terminaba desembocando en la cabecera de la quebrada Taguas, unos 3 o 4 días después de partir. Desde ahí, en 2 o 3 días más (dependiendo del carácter de los penitentes), se arribará al plateau bajo el cerro León Blanco. Esta alternativa ha sido trastocada por eventos naturales: casi al comienzo y al final del recorrido hay dos sitios, en el arroyo Plongue y las Rocas Pulidas, donde puede que se deba recurrir a maniobras de escalada y rapeles. En adelante se arrastrará un peso adicional: la incertidumbre sobre el regreso.


Su primera ascensión fue realizada el 31 de diciembre de 1910 por Robert Helbling, Federico Reichert y un grupo de arrieros que los ayudaban con los instrumentos geodésicos. Para alcanzar la cumbre montaron un campamento en el portezuelo Alto del Río Plomo desde el cual se aproximaron al collado entre los cerros Alto del Río Blanco y León Blanco, al que ascendieron por su arista norte. Su segunda ascensión, y primera entrando desde el paso Francisco Moreno, fue realizada en enero de 1951 por Wolfgang Foerster, Ludwig Krahl, Eberhard Meier y Wilhelm Niehaus. Esta ascensión se realizó por la arista sur, desde el portezuelo entre el León Negro y el León Blanco.


Referencias