Volcán Calbuco desde Angelmó - Nelson Garcés

Este volcán es parte de la Reserva Nacional Llanquihue y está bajo la administración de CONAF. Actualmente y a casi dos años de la erupción que lo afectó el 2015, el paso se encuentra cerrado por motivos de seguridad y los restos de una piscicultura de Marine Harvest siguen abandonados en los faldeos del volcán, al igual que las instalaciones de CONAF.

 

Lo que más llama la atención es que a pesar del abandono y de las advertencias de seguridad continúan subiendo deportistas y escaladores, quienes por iniciativa propia han ido marcando y delimitando el sendero. El volcán actualmente, según Sernageomin, está en Nivel verde, lo que significa que no presenta riesgos de erupciones.

 

En junio del 2016, a un año de la erupción, luego de que a través de redes sociales se organizara un trekking al volcán, Luis Infante, Director regional de CONAF, señaló que el acceso está cerrado por daños en los caminos y accesos. Lo anterior parece y es bastante lógico, por un tiempo determinado, sin embargo en dos años no se ha visto ningún esfuerzo por volver a habilitar el sector y peor aun, han sido los mismos montañistas, que a lo mejor sin tener el conocimiento necesario, han ido demarcando el sendero y habilitando zonas.

 

Los daños, específicamente, son 3 pasarelas que cayeron con el alud (en verano no hay problema para vadear pero en invierno puede llegar a ser un verdadero peligro por los deshielos y lo cambiante del tiempo atmosférico en la zona), el resto del sendero no presenta grandes cambios relativos a la seguridad.

 

¿A qué va todo esto? A que el 15 de marzo de 2017 recibimos una gran noticia, se firmó la creación de red de Parques Nacionales de la Patagonia, donde se protegerán 4.5 millones de hectáreas, (400.000 donadas por la fundación Tompkins Conservation). Uno de los mayores avances en temas de parques nacionales en Chile desde la creación de estos.

 

Esta columna en ningún momento busca atacar a CONAF o culparlos de que el Volcán Calbuco siga cerrado (puede deberse a problemas presupuestarios o de fuerza mayor), lo que se pretende es mostrar un problema que existe y que se repite en otros parques nacionales o reservas, que no están a la altura internacional que deberían tener, considerando que Chile es un país de montañas.

 

Así como dijo Roosevelt y muchas otras personas que eligen Chile como destino turístico o para practicar deportes al aire libre, este es un país hermoso, pero que hay que cuidar y proteger. La red de parques nacionales es sin duda un gran paso, pero no debemos olvidar lo que ya existe y seguir trabajando para que todos los parques y reservas nacionales sean de primera calidad.

 

¡Ojo! No es que este todo mal, es que podría ser mejor.

 

La solución no es el cierre definitivo del acceso al volcán, es la intervención de las zonas que se vieron afectadas por la erupción. Las autoridades deben encargarse de la seguridad y de retirar los restos dejados por Marine Harvest, ya que lamentablemente ellos, en este caso, no se responsabilizan por el medio ambiente y no consideran importante dejar el lugar como estaba antes de su paso. Nos enorgullecemos de ser un país resiliente a los desastres climáticos y ambientales, esta es una nueva oportunidad de demostrarlo, pero de demostrarlo bien, tomando las medidas necesarias para rehabilitar los lugares afectados y no simplemente dejarlos en el olvido.

 


 Más información sobre la ONG SinHuella en:
Página Web: http://www.sinhuella.org/
Página Facebook: https://www.facebook.com/ongsinhuella/