Yerba Loca

¿Qué potencial vieron en el lugar (parque Yerba Loca) para ser administrado por Outlife?
Outlife tiene que armar proyectos que tengan potencial de autosustentarse en el tiempo y para determinar ese potencial hay que identificar puntas con posibles sinergias que podamos gestionar. Yerba Loca es una joya natural y pensamos que cuenta con varios factores que nos pueden ayudar a orquestar todo esto. De partida, es desde ya un destino con un nombre que tiene un valor: cuenta con 20.000 visitas anuales y construir destinos es sumamente difícil; igualmente importantes son la cercanía a Santiago, el interés de la Municipalidad de Lo Barnechea de potenciar su cordillera, partiendo por su parque y el hecho de que hay mucho por hacer desde el punto de vista de ordenamiento.


¿Qué cosas cambiarán dentro del parque? ¿Qué ideas tienen para mejorar el actual estado del parque?
Lo primero es reorganizar Villa Paulina para ir haciéndolo más atractivo y cómodo para el visitante, pero también iremos mejorando la señalética de los senderos a lo largo del parque, invitando a las comunidades locales a ofrecer servicios y productos, potenciando el nombre digitalmente, etc.

 

Qué cosas de la antigua administración mantendrán?
La gente que trabaja en el parque


Con respecto a esto último, ¿cómo es la organización de ustedes? ¿se modificarán costos como la entrada al parque?
Outlife cuenta con un equipo profesional que trabaja distintos temas que son relevantes para que la máquina funcione: desarrollo comercial y nuevos proyectos, operación de los parques, relaciones públicas, comunicaciones, arquitectura y diseño, administración y finanzas. El ticket de entrada se mantendrá.

 

¿A partir de qué proyectos buscan usar los excedentes (si es que los hay)?

El objetivo es potenciar Yerba Loca en su totalidad, valorizarla como nombre y como la plataforma llena de virtudes que hoy no se están aprovechando como creemos debería ser, a partir de un plan de ordenamiento territorial destacando sus distintos rincones, mejorando sus servicios, integrando a las comunidades locales, invitando a más amantes de la naturaleza a visitarlo, conectándonos con los vecinos para buscar intereses comunes, etc. Estamos recién partiendo y lo primero es ordenar la casa.

 

¿Qué métodos sustentables utiliza o utilizará Outlife para administrar el parque?

Yerba Loca es Santuario Natural, lo que significa que es muy difícil hacer implementaciones que generen impactos ambientales, está súper reglamentado. Lo nuestro va, al igual que los otros parques, en trabajar sobre las condiciones naturales de los lugares, haciendo intervenciones que acompañen la escenografía. Pero hay una parte importante del éxito que es el comportamiento de los mismos visitantes, por eso la señalética y el trabajo de comunicaciones deben contar con una parte educacional fuerte, simple y atractiva.

 

¿Cuál es el impacto ambiental que hay en el parque?¿existen estudios sobre la cantidad de gente que visita el parque?

Como te comenté antes, hoy ingresan 20.000 personas al año a Yerba Loca, concentrados fuertemente entre los meses de noviembre y marzo. Casi todos entran al sector "asados" de Yerba Loca. Esas proporciones hay que cambiarlas. Tenemos que lograr en el tiempo que entre más gente en invierno, a hacer deportes outdoors, a estar en la naturaleza: Yerba Loca es ante todo un santuario de montaña. Nosotros no tenemos estudios de impacto, pero existen. Estamos viendo si alguien nos comparte esa información. Con respecto a la capacidad de carga, este no es un número rígido, porque depende de la accesibilidad y de si somos capaces de organizar bien a los visitantes. Todo es parte de la gestión que nos delegaron. Tenemos mucho trabajo por delante.

 

Santiago Flores es Ingeniero Forestal con un MBA de la Universidad Adolfo Ibañez. En Outlife se desempeña con el cargo de las Comunicaciones y las Relaciones Públicas.