Vista hacia el Licancabur desde el valle de la Muerte o de Marte. Atardecer rojizo típico.

Geysers, termas, volcanes, lagunas, salares y atardeceres que escapan de la realidad de este planeta, son solo algunos de los atractivos típicos que vuelven loco tanto a chilenos como a extranjeros, los que, movidos por las impactantes fotografías de este lugar, llegan cada temporada sin entender mucho las dimensiones de este rincón tan parecido a la superficie de Marte.

 En Andeshandbook queremos que conozcas los imperdibles de este bello lugar, ubicado a sólo una hora y media de la ciudad de Calama. Para ello, hemos hecho una lista con algunas excursiones que te harán perder la cabeza.

 

Cómo Llegar

San Pedro de Atacama está ubicado a 1670 kms al norte de Santiago se puede tomar bus (a Calama o directo San Pedro), el cual demora 20 horas desde la capital. Las empresas que llegan a este lugar son Turbus y Pullman o puedes tomar un avión hasta Calama y luego dirigirte hacia San Pedro en transfer, taxi o bus. Si se va en auto tomar la Ruta 5 - Panamericana Norte hasta Antofagasta y desde allí tomar la ruta 25 que se desvía hacia Calama, donde son aproximadamente 2:30 horas. Puedes encontrar más información sobre los accesos a San Pedro de Atacama acá.

 

 

 

 

Travesía Machuca a Río Grande

 

 Machuca y Río Grande son hermosos e históricos poblados cercanos a San Pedro de Atacama, a los cuales se llega por la ruta B-245. Desde San Pedro son 45 kilómetros.

Para realizar esta travesía se debe comenzar por la localidad de Machuca, pequeño pueblo dedicado a criar llamas y que conecta con el poblado de Río Grande a través de la quebrada que rodea al río Machuca.

 Este sendero era utilizado desde hace varios años por pastores y criadores de ganado, además de servir como paso para el intercambio de especies entre los antiguos pobladores del sector. 

El recorrido contempla alrededor de 15 kms, por lo que es necesario llevar hidratación suficiente, ración de marcha, bloqueador y ropa apta para capear los rayos UV, el viento y la arena.

Esta travesía tiene un importante atractivo para los amantes de la historia y la arqueología, además el entorno de estos lugares dista mucho de ser puro desierto, ya que al ir por una quebrada, se muestra como un oasis en medio de todo el arenal y el juego de colores producto de los minerales contenidos en los cerros. Lo otro, es que abarca gran parte de un lugar aún no muy explorado por los turistas que llegan a San Pedro en busca de los clásicos tours ¡Aventúrate!

Ficha commpleta acá.

 

Aldea de Tulor

 

Ubicada dentro de la Reserva Nacional Los Flamencos, la aldea de Tulor se caracteriza por antiguas ruinas que denotan la presencia de las primeras aldeas atacameñas cuyos emplazamientos van desde el 500 a.C. hasta el 800 d.C. Este lugar además está protegido debido a las investigaciones arqueológicas que se realizan allí.

Este trekking es especial para los aficionados a las rutas arqueológicas y para quienes disfrutan de lugares ricos en historia. Se recomienda tomar tours guiados para conocer a cabalidad lo que sucedía en Tulor hace cientos de años. Además, al ser una ruta bastante fácil, corta y con un sendero muy claro y marcado, es posible recorrer este lugar con niños y ancianos, quienes puedes ser partícipes de estos yacimientos de los primeros Licanantay (atacameños).
Ficha completa acá.

 

Cerro Toco

 

Con sus 5604 m. y fácil asceno, el cerro Toco suele ser una excelente opción para quienes no son muy instruídos en el montañismo o para quienes quieren comenzar a hacer cerros de gran altura. El Toco es un buen cerro para aclimatarse para la ascención de otras montañas de mayor dificultad como el Láscar o el Licancabur. El Toco fue un antiguo volcán activo que hoy se encuentra extinto y es reconocido como uno de los más accesibles y fáciles de ascender en las cercanías de San Pedro de Atacama, ubicándose cerca de 60 km al sureste de dicho poblado, en dirección al paso de Jama.

 

Atrévete a subirlo, una vez en la cima te sorprenderás con la vista y la perspectiva que se tiene del desierto desde acá.

Además, te recomendamos usar gafas de sol, bloqueador, hidratarte contínuamente e ir a un ritmo que te acomode según tu condición física, pues la altura puede provocar ciertos malestares si se exige mucho. No olviden respirar profundo para oxigenar la sangre y avisar a quienes los acompañen en caso de mareos o cualquier dolencia.

Ficha completa acá.

 Lagunas Miscanti y Meñiques

 

 

En la localidad de Socaire, parte de la comuna de San Pedro de Atacama, se encuentran las lagunas altiplánicas de Miscanti y Miñiques. Ambas se encuentran dentro de la Reserva Nacional Los Flamencos, la que fue creada el 17 de octubre de 1990 por Decreto Supremo Nº 50 del Ministerio de Agricultura.

Este trekking cuenta con aproximadamente 1,5 kilómetros para recorrer. Pese a que no es muy largo, hay que tener en cuenta que se encuentra a gran altura, por lo que toda actividad física debe ser realizada con cautela y con cierta preparación.

No olvides llevar mucha agua, bloqueador y una buena cámara fotográfica, pues las vistas de este lugar ameritan ser registradas por el lente. Otra recomendación es que hagas este recorrido en bicicleta y, por qué no, con tus hijos e hijas, que jamás olvidarán lo maravilloso del desierto (que no es tan seco).

Para ver la ficha completa haz click acá.

 

 Volcán Láscar

 

El volcán Láscar impresiona desde que se reconoce con su permanente fumarola que se divisa desde San Pedro de Atacama; cada cierto tiempo nos recuerda que está allí, vivo.

Se encuentra en el altiplano, rodeado de otras impresionantes cumbres andinas de cerros y volcanes.

En este sector de Chile se puede apreciar claramente la fuerza de la naturaleza, que levantó del suelo una cantidad impresionante de cerros y volcanes que se quedaron allí para la admiración, y por qué no, también para subirlos. Ha presentado alrededor de 30 erupciones explosivas desde el siglo XIX, lo que lo convierte en el volcán más activo del norte de Chile. Destaca la erupción del 19-20 de abril de 1993, la cual ha sido catalogada como la mayor erupción ocurrida en el norte de Chile en tiempos históricos. El último evento ocurrió entre los años 2005 y 2006, correspondiente a una serie de explosiones menores, con una leve reactivación el año 2007.

En su cima posee 6 cráteres, siendo el central de éstos el que ha presentado actividad durante los últimos siglos. El estado actual del volcán se caracteriza por la persistente emisión de gases desde el cráter central, con altos contenidos de dióxido de azufre.

Es difícil elegir el primero entre tantos , pero hay que comenzar por alguno y el Láscar es tal vez el más adecuado, puesto que no es tan difíciles como sus vecinos.

Puedes ver su ficha completa acá.

 

Volcán Licancabur

 

El Licancabur es el más bello volcán de la zona de San Pedro de Atacama. No sólo domina el oasis en sí con su perfecta forma cónica, sino que atrapa la vista y la atención de todo observador, como si a su alrededor flotara un aire de misterio. El Licancabur es un volcán especial: la vista se detiene sobre sus laderas de un modo instintivo, hipnotizándonos, haciendo desaparecer por un momento el recuerdo de otros volcanes.

Leyendas antiguas de bodas míticas con el cerro Quimal (cerro distante unos 100km hacia el Oeste), de gente que vivió sobre sus alturas, de fabulosos ritos que se realizaron sobre su cráter, aun corren de oído en oído entre los descendientes de la cultura Atacameña. Para ellos el Licancabur fue la montaña más sagrada de toda la región. A él acudieron peregrinos desde lejanos lugares, y alojaron en el poblado construido sobre sus faldas a 4600m de altura. En su cráter los sacerdotes encendieron grandes fogatas para comunicarse místicamente en las fechas señaladas con los restantes santuarios de altura de la zona, en especial con aquellas realizadas en el cerro Quimal.

 El Licancabur posee uno de los complejos de ruinas más abundantes y mejor estudiados de todos los santuarios de altura existentes en Chile. Su importancia mística, segun Reinhard, fue probablemente anterior al Incanato; sin embargo, fueron los Incas quienes erigieron las plataformas y estructuras cumbreras, la marcada huella hacia su cima, y los diferentes grupos habitacionales sobre sus faldas.

 No hay claridad absoluta sobre qué tipo de rituales eran celebrados en el volcán. Al ser un volcán muy seco, parece poco probable que el motivo de las ceremonias haya sido la fertilidad. Parece más razonable la hipótesis del Licancabur como lugar de adoración al sol. Así mismo, ritos solsticiares (según Le Paige), que se celebraban cuando, por ejemplo, la sombra del Licancabur cubría al cerro Quimal (un hecho poco frecuente), también puede tener una interpretación ligada a la fertilización.

 

¡Ya lo sabes!, San Pedro es mucho más que los habituales tours que se obtienen en las decenas de agencias turísticas del pueblito. Te invitamos también a visitar las fichas de laguna Chaxa, volcán Pili, cerro Corona, volcán Aguas Calientes y Volcán Tumisa, otras entretenidas aventuras por hacer en San Pedro de Atacama.