Desembocadura del Río Pescado. Chiloé

La magia comienza al momento de cruzar por el canal Chacao, donde aparece la Isla Grande de Chiloé, un rectángulo de 250 kms de longitud por 50 kms de ancho. Su paisaje de lomas tranquilas y de extensos bosques dotados de gran humedad, sumado a la calidez de su gente y de sus características iglesias nombradas Patrimonio de la Humanidad, han convertido a esta tierra en el destino favorito de escapes esporádicos de fin de semana, de la semana, de vacaciones o de cualquier momento. Chiloé con su encanto, simplemente enamora.

 

La Isla de Chiloé debe ser urgentemente conocida, reconocida, respetada y resguardada. Es por esto que hemos escogido los mejores trekkings para dejarse envolver por el misticismo aquí presente.

 

PARQUE TANTAUCO


Quinlanlar

 

 

 

 

Al extremo sur de la isla grande de Chiloé se encuentra el parque privado Tantauco, importante reserva natural con cerca de 118.000 has, que tiene como objetivo proteger importantes ecosistemas y especies del territorio insular y marítimo de la isla, destacando la conservación de hermosos y tupidos bosques hidrófilos, como también de raras especies tales como la pequeña ranita de darwin, monito del monte, zorros chilotes, pudúes y grandes cetáceos.

 

Dentro de los senderos con que cuenta el parque Tantauco existe la denominada ruta de los Chonos o Quilanlar, que en 2 días recorre parte del extremo sur del parque. El sendero se inicia en el sector del camping Inio, ubicado en el pequeño y aislado pueblo costero del mismo nombre. Transita en sus distintas jornadas por hermosos y densos bosques siempre verde chilote, sitios arqueológicos que atestiguan la presencia del antiguo pueblo de los chonos y numerosas playas cuya soledad y aislamiento han permitido que la vida salvaje se conserve favorablemente.

 

Es posible observar numerosa fauna marina, desde diferentes especies de gaviotas y gaviotines, lobos de mar, cetáceos y numerosos tipos de moluscos como lapas y grandes colonias de locos.

 

Caleta Zorra

 

 

 

Esta ruta también recorre gran parte del parque Tantauco en aproximadamente 7 días, partiendo desde el sector del lago Chaiguata que constituye su extremo norte, hasta caleta Zorra, una hermosa y solitaria playa al oeste del parque. Todo esto conforma un total de 80 kilómetros caminados. El recorrido fluye en sus distintas jornadas a través de bosques renovales, turberas que datan de la época de glaciación, lagos que invitan al baño en los días de calor, densos y hermosos bosques maduros y como punto culmine, el arribo a uno de los sectores más inhóspitos y aislados de Chiloé, la extensa playa de caleta Zorra.

 

 

PARQUE NACIONAL CHILOÉ

 

Parque Natural Ahuenco - Travesía Chepu / Río Lar

 

 

Emplazado en el extremo noroeste de la Isla Grande de Chiloé, el sendero costero que recorre el trayecto entre la desembocadura del río Chepu y la del río Lar, permite al excursionista -en dos jornadas de caminata- conocer y maravillarse con playas, acantilados, islas, bosques y ríos en su estado natural. Localizada en un sector protegido, la ruta transcurre dentro del Parque Natural Ahuenco y el Parque Nacional Chiloé. Siendo escasamente visitado, este sendero es el único acceso al sector norte de este último.

 

El sendero se inicia en la desembocadura del río Chepu y avanza entre playas paradisíacas y acantilados para finalizar en un espeso bosque siempreverde compuesto por especies como la tepa, el olivillo, el coihue y el ciprés de las guaitecas, entre otras. En todo momento es posible admirar el océano Pacífico y refrescarse en sus playas.

 

El recorrido atraviesa áreas de resguardo de fauna autóctona de la isla. Dentro de ella es posible observar gran cantidad de aves y mamíferos. Marinos tales como los pingüinos de Humboldt y de Magallanes (spheniscus humboldti y S. magellanicus), lobo marino (otaria flavescens) y chungungo (lontra felina); en el interior habitan el zorro chilote o de Darwin (lycalopex fulvipes), el monito del monte (dromiciops gliroides) y el ratón topo de Chiloé (notiomys valdivianus chiloensis), entre otros.

 

Playa Cole Cole / Río Anai

 

 

 

En medio del parque se encuentra una de las playas más lindas de Chile y probablemente la más hermosa de este rincón: Cole Cole.   Para llegar a esta playa es necesario recorrer playas y bosques sureños remontando desde el Sur. Es un sendero bastante frecuentado por su enorme fama y fácil acceso. En todo el recorrido se podrá disfrutar de espectaculares vistas hacia el océano Pacífico y los valles costeros. Si bien es un sendero que se puede hacer por el día, se recomienda pasar la noche en Cole Cole para disfrutar más del lugar. Desde este último punto es posible recorrer otros senderos que se internan en el bosque siempre-verde dentro del parque. Uno de ellos, el sendero al río Anai, permite acercarse al río homonimo, recorriendo un hermoso bosque.

 

Los Quiles

 

 

En el sector Chanquín del parque, junto al lago Cucao, se ubica el sendero Los Quiles. Esta ruta de 250m de extensión, permite al visitante disfrutar y conocer una muestra representativa del bosque siempre verde y los humedales típicos del sur de Chile. Su diseño, en forma de pasarela elevada con pasamanos y asientos, permite un cómodo y seguro desplazamiento para personas de todas las edades incluyendo aquellos con algún tipo de discapacidad.

 

A lo largo del trayecto existen infografías para poder identificar y conocer las especies que habitan la zona. Finalmente, en medio del trayecto, la pasarela se ensancha y da lugar a un mirador con vistas panorámicas hacia el lago Cucao y de fondo a los bosques aledaños.


Visita y descubre Chiloé. 

 

 

Fotografías:

 

Quinlalar: Joaquín Muñoz

Caleta Zorra: Joaquín Muñoz

Travesía Chepu/ Río Lar: Cristina Ferrer

Playa Cole Cole: Cristina Ferrer

Los Quiles: Cristina Ferrer